3 herramientas eficaces para ser más feliz

El psicólogo Martin Seligman de la Universidad de Pennsylvania, referente de la psicología positiva, ha pasado 30 años investigando la depresión, sus orígenes y cómo reducirla. Durante los últimos 7 años, ha estado buscando algo que pudiera hacer que las personas fueran de forma duradera más felices, independientemente de su predisposición genética y circunstancias.

Hoy os aproximo 3 herramientas sencillas y que han resultado ser las más eficaces en sus investigaciones. Lo mejor es que cualquiera, sea cual sea su situación, las puede llevar a cabo.

  1. Generación de emociones positivas

Escribir, durante dos semanas, antes de ir a dormir tres cosas que han ido bien durante el día y por qué han ido bien. Lo habitual es que cuando se termina el ejercicio las personas lo siguen haciendo, porque es contagioso. Esta es una herramienta que en coaching conocemos como “Los tres tesoros”, y que hace poco se popularizó en Facebook a través de la cadena de positividad (o felicidad), con el componente de hacerlo público. Personalmente no la seguí porque comentar directamente cosas que afectan a mi vida personal en las redes sociales no me agrada mucho, prefiero comentarlas en el cara a cara. Así que os animo a aquellos a los que llegó la cadena o que no quisieran hacerlo en público, que lo hagan en la intimidad. Seligman asegura que 6 meses después de realizar este ejercicio, la gente se consideraba mucho más feliz. Para los escépticos, la ciencia ha demostrado que tiene una incidencia mayor que la terapia cognitiva y que la medicación. Por cierto, para las dos semanas: no conozco a nadie que pasados unos días no empiece a encontrar cada vez más y más cosas que han ido bien, superando con creces las 3 requeridas.

  1. Ejercicio de agradecimiento

Los estudios de Seligman han demostrado que el agradecimiento la cualidad más asociada a la felicidad. El ejercicio es el siguiente: pensar en una persona que está viva, que ha hecho algo por ti importante y nunca se lo has agradecido lo suficiente. Una vez tengas a la persona, tienes que redactar durante la semana siguiente un escrito de unas 300 palabras en el que aparezca palabras concretas que la persona dijo y cómo te afectó, la influencia positiva que tuvo en ti y cómo estás ahora gracias a eso. Lo siguiente es llamarla por teléfono (mucho mejor que mensajes), decir que quieres ir a visitarla, sin avisar de para qué es, ir a su casa y leer en voz alta el texto. Los estudios dicen que los efectos de esta acción duran hasta un mes después de hacerse el ejercicio.

  1. Ejercicio de altruismo

Seligman dice: “La semana que viene haz algo que sea divertido, pero que también sea altruista filantrópico”. Cuando hacemos que sólo es divertido, termina con la actividad, sin embargo, cuando algo además de divertido es altruista, mejora nuestro estado de ánimo posterior y tenemos una perspectiva más abierta hacia la vida y los demás.

A continuación, os dejo el reportaje de Redes donde Seligman y Punset explican estas herramientas y muchos otros datos importantes sobre la felicidad.

0

DISFRUTA de tu Zona de Confort

gato durmiendo en su zona de confort

Se ha puesto de moda eso de salir de la Zona de Confort. Lo que parecía una invitación para el crecimiento personal se ha convertido en un imperativo. Parece que el que no sale de su zona de confort cada vez que tiene la oportunidad es un pringado, un cobarde y que está poco menos que acabado.

Este artículo, escrito por una coach, quizá sorprenda a algunos charlatanes y gurús del desarrollo personal, dispuestos a ganarse la vida vendiendo tips abstractos y poco meditados que hacen las delicias algunos internautas (los cuáles tampoco pondrán en práctica sus consejos una vez apaguen el ordenador). Sí, hoy defenderé la tan machacada, odiada y vilipendiada Zona de Confort. Y hasta te invitaré a que te quedes en ella y que la disfrutes. Sigue leyendo