¿Qué es gestión emocional?

Emociones

Razón Vs. Corazón

¿Cuántas veces has oído hablar del conflicto entre razón y corazón?: esas ocasiones en las que “la cabeza” te indica que deberías hacer algo mientras que tus emociones o “tu corazón” conspiran contra ti para llevarte por el “mal camino”… Uno de los grandes paradigmas de la cultura occidental es precisamente considerar que las emociones son irracionales y, casi, enemigas de la razón.

Aunque ocasionalmente nos hemos encontrado con eruditos que no estaban tan de acuerdo con esto, sólo a partir de los años ochenta empezó a cobrar peso una alternativa. Un hito importante en este sentido fue el best seller de Daniel Goleman, Inteligencia emocional (1995), en la cual popularizaba el concepto que da título al libro como complementario al de coeficiente intelectual. Goleman define a la inteligencia emocional como la “capacidad de reconocer nuestros propios sentimientos, los sentimientos de los demás, motivarnos y manejar adecuadamente los relaciones que sostenemos con los demás y con nosotros mismos.”

Al margen del concepto de “inteligencia emocional”, existen otros estudios muy interesantes, especialmente a partir del campo de la neurociencia, que hablan de la relación que tiene el ser humano con sus emociones y, más aún, de la importancia que éstas tienen para tener éxito en nuestra vida. Una obra magistral para aproximarse al asunto, completa pero didáctica,es El error de Descartes: la emoción, la razón y el cerebro humano (1994)de Antonio Damasio. Brevemente, en ella, Damasio explora la íntima relación entre razón y emoción a través del estudio del cerebro humano, muy particularmente, en los procesos cognitivos y en la toma de decisiones.

¿Y si la emoción fuese de forma necesaria un elemento necesario e imprescindible en el mecanismo de la razón? (Nota para filósofos: Quizá ya sospechara esto Kant, a su modo, al plantear su Dialéctica Trascendental y La crítica de la razón práctica).

Definición de gestión emocional

La gestión emocional abarca la elaboración de un proceso (consciente o inconsciente) de aproximación a nuestras emociones desde el no juicio con el fin de integrar su significado a lo que somos y orientar nuestra acción presente y futura en un sentido más pleno.

La clave principal de la gestión emocional es el no control.Una emoción es una reacción de nuestro cuerpo transmitida a través de nuestro sistema nervioso, que nos aporta una información que debemos tener en consideración. Suele decirse que cada emoción tiene una función y un mensaje (sobre esto hablaremos pronto en un artículo sobre emociones).

En ocasiones el mensaje que recibimos puede estar “desfasado”: si la emoción aún se presenta, y más aún si nos desborda, es posible que no hayamos hecho una toma de conciencia plena y que por ello persista el impulso (aunque esto es común, no se aplica a todos los casos). Ante estas situaciones, resulta favorable dejar de intentar controlar eso que nos está pasando, y gestionar la emoción que nos viene

Esta definición podría no aplicarse a individuos con patologías severas (por ejemplo, psicopatías o depresiones endogenas), pero sí es adecuada a procesos comunes y a todos los que en uno u otro momento hemos vivido bloqueos emocionales que nos han limitado la capacidad de sentir o emociones demasiado poderosas que nos han imposibilitado vivir como nos gustaría.

creatividad a través de la pintura

Etapas de la gestión emocional

A groso modo, os presento una breve presentación de las etapas por las que pasamos cuando realizamos un proceso de gestión emocional (independiente de la emoción que estamos experimentando: se puede aplicar tanto a emociones menos amables como la tristeza o la ira, como a otras que nos suelen gustar más, como el amor o la alegría):

1. Experimentación: se produce en el momento en el que la emoción nos sobreviene, independientemente de cuál sea el catalizador que la ha desencadenado. Cuando gestionamos la emoción, en lugar de controlarla, permitimos el paso a la segunda etapa.

En las ocasiones en que la reprimimos nuestras emociones es posible que aparezca una emoción sustitutiva o que nos “desconectemos” de nuestro cuerpo por algún medio. Si cortamos la conexión con la emoción es posible que esta regrese más adelante con mayor intensidad (el cerebro interpreta que no envió una señal lo suficientemente poderosa como para hacernos tomar conciencia de lo que nos pasa). En ocasiones, también puede desencadenar en diversas patologías el exceso de control o represión corporal-emocional.

2. Estado de flujo:es el paso al que llegamos si permitimos que le emoción se exprese y desencadene. Suele incluir reacciones fisiológicas. Implica un proceso de inmersión. Por ejemplo, cuando sentimos ira se nos acelera el pulso, sentimos calor y/o ganas de gritar, entre otros síntomas medibles. Este estado se mantiene con mayor o menor intensidad hasta la finalización del proceso. No obstante, una toma de conciencia puede requerir, a menudo, varios episodios para llegar a una resolución: depende de varios factores, pero el principal es la experiencia en gestión emocional que tengamos. ¿Quién no ha tenido emociones recurrentes?

3. Observación: la observación se produce en el momento en el que metafóricamente damos un paso atrás y observamos qué nos está pasando. Una falsa creencia, aunque muy habitual, es que para poder comprendernos a nosotros mismos es necesario desvincularnos de la emoción y “mantener la cabeza fría”. Por lo general, muchas personas creen que llegan a esta etapa a través de la represión. Sin embargo, es necesario estar conectados con la emoción y contemplarla al mismo tiempo. Es frecuente que en este estado los síntomas que inicialmente sobrevinieron pierdan cierta intensidad, pero para observar sin juicio es necesario estar en conexión con lo que sentimos, no con lo que “creemos haber sentido”. Simplemente, se trata de no desactivar el interruptor. Un ejercicio frecuente para practicar esto es imaginarnos que alguien cercano (puedes ser tú mismo) está a tu lado y te observa. La respiración profunda y la relajación suele ser un mecanismo que también favorece acceder a esta etapa de gestión emocional.

4. Toma de conciencia:no tienes que hacer nada para llegar a este paso del proceso. Si te observas con paciencia (y sin presiones), muchas veces durante varios episodios (o a través del recuerdo de los mismos), las respuestas llegan solas. Necesitamos experimentar las emociones para comprender.

A veces nos damos cuenta de que detrás de la emoción que sentimos hay otra que estaba reprimida: es sorprendente la cantidad de emociones sustitutivas que podemos llegar a experimentar. Y no sólo se trata de emociones sustitutivas: hay procesos en la vida con un intenso impacto en nosotros (por ejemplo, los duelos)que requieren la asimilación de diferentes emociones, no sustitutivas, sino necesarias por la importancia que el mensaje tiene para nosotros. Si este es tu caso, quizá tengas que gestionar desde el inicio la nueva emoción, pero no olvides felicitarte por tu toma de conciencia.

5. Integración:cuando hacemos una toma de conciencia, es decir, nos damos cuenta del mensaje que nos quería transmitir nuestro cerebro a través de una emoción, aprendemos cosas sobre nosotros. Pues bien, no sólo se trata de comprender, sino de aprehender, de integrarlo en nuestra identidad y esto puede llevar un tiempo.

6. Adaptación: es el periodo que transcurre desde que integramos en nuestra identidad una nueva información sobre nosotros mismos, una vez termina la etapa de integración,hasta que nuestro organismo se sintoniza con nuestra realidad cotidiana. Cuando hacemos esto, es posible que de forma residual sigamos experimentando las emociones antiguas con menor intensidad. El cuerpo comprende, pero su respuesta no es automática.

7. Equilibrio: este es el estado en el que te sientes en paz contigo mismo con respecto a la emoción que has experimentado. Si miras atrás, te sientes cómodo con el aprendizaje que te reportó la experiencia. Cuanto más equilibrado te encuentres, más sencillo será la gestión de futuras emociones.

Facilitadores

Cuando elaboramos un proceso de gestión emocional, podemos ayudarnos con diferentes técnicas facilitadoras. Algunas de las que yo conozco podéis encontrarlas en manuales de PNL (programación neurolingüística) o EFT (emotional freedom technique), así como en técnicas psicológicas como la hipnosis o técnicas orientales como la meditación, la acupuntura o el reiki (estoy segura de que hay muchísimas más técnicas).

Además de las técnicas, también puedes recurrir a profesionales, como un coach o a un terapeuta para que te ayude. Todo aquello que te facilite el proceso puede ser beneficioso, sólo debes tener en cuenta dos cosas:

1. Si eliges recurrir a algún tipo de ayuda, ya sea a través de técnicas o profesionales, hazlo por ti mismo. Si decides emplear una técnica en la que no crees o el apoyo de un profesional que no te despierta confianza, es difícil que te sirva de ayuda.

2.La gestión emocional es un proceso natural al que podemos acceder por nosotros mismos (si estamos sanos).De hecho, aunque frecuente, lo antinatural es la represión o el control de la emociones. El cuerpo tiende por naturaleza al equilibrio así que, posiblemente, solo con relajarte ya te estarás aproximando a tu objetivo.

Conclusión

Presentado el concepto de gestión emocional, quiero agradecer a aquellos que habéis leído el artículo completo, ya que soy consciente de que se trata de un tema puede resultar denso desde el punto de vista teórico. Aún me queda mucho trabajo por compartir con vosotros y sobre lo dicho, caben múltiples matices que intentaré desgranar a partir de artículos más breves y enfocados a la acción.

Este es un tema que llevo investigando desde 2008 y aún a día de hoy me resulta apasionante y sorprendente. Con el paso del tiempo, he ido confirmado que necesitamos compilar con urgencia una teoría de las emociones interdisciplinar y práctica, no dogmática, que pueda transformar (y facilitar) la forma en que nos relacionamos con nosotros mismose interactuamos en sociedad.

Anuncios

7 pensamientos en “¿Qué es gestión emocional?

  1. Pingback: Un ejemplo de gestión emocional | Coaching & Desarrollo Personal

  2. Pingback: Emociones y Sentimientos | Coaching & Desarrollo Personal

  3. Pingback: Emociones y Sentimientos | adr55555

  4. Pingback: Coaching Universitario | Indira Coach

  5. Pingback: Coaching para superar el bloqueo con una asignatura | Indira Coach

  6. Pingback: Coaching para recuperar varias asignaturas | Indira Coach

  7. Pingback: No seas sincero, se asertivo | Carmen Garrido Ferrer

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s